Hola
Suscribirse

Historia de éxito Panamá: Centro de Alcance “Por Mi Barrio Santa Librada”, un esfuerzo integrado de prevención de la violencia en el Municipio de San Miguelito

Historia de éxito Panamá: Centro de Alcance “Por Mi Barrio Santa Librada”, un esfuerzo integrado de prevención de la violencia en el Municipio de San Miguelito

En el marco de la formación del Comité Municipal para la Prevención de la Violencia de San Miguelito (CMPV), se llamaron a distintas organizaciones del distrito que estuvieran realizando actividades en favor de los jóvenes, entre ellos se integró al Comité la organización no gubernamental Los Conquistadores, los cuales tienen un respaldo institucional por parte de la Policía Cristiana de Panamá.

Esta organización participó y ganó la oportunidad de convertirse en un Centro de Alcance del Programa Alcance Positivo de la USAID, denominado “Por mi Barrio Santa Librada”, donde se han atendido muchos de jóvenes de este sector, que tiene importantes índices de violencia. Las personas que más impulsaron este proyecto para que se convirtiera en una realidad  son las señoras Jazmín Line y Melva Cedeño, ambas voluntarias y responsables del Centro, conjuntamente con el  Subteniente  Jorge Valdespino.

¿Qué son los centros de alcance?

Los Centros de Alcance son espacios de encuentro y capacitación ubicados en el corazón de las áreas altamente conflictivas. Son espacios de esperanza donde los niños, niñas, adolescentes y jóvenes vulnerables pueden asistir y tener otras opciones y oportunidades que les permitan evitar la tentación de ingresar a las pandillas, hacer uso de la violencia juvenil o caer en el peligro de las drogas. Los Centros de Alcance son impulsados por el Programa Alcance Positivo de la USAID y que es implementado por Creative Associates International, Inc. [1]

¿Cómo surgió el grupo los Conquistadores?

Melva Cedeño dice que la idea nació porque como madres vimos cómo los delincuentes adoptaban a los niños, en frente de nuestros ojos; “un día nos paramos y nos pusimos a orar, fuimos a buscar a los jóvenes, vamos a hacer una célula con ellos, les hacíamos carne asada, sodas, con ellos fuimos ganando la confianza de todos y de quienes los querían adoptar”.

Jazmín Line, se refirió al tema precisando que “el grupo de Los Conquistadores surgió en la sala de mi casa, un día estábamos reunidos y vimos que la delincuencia se estaba disparando en San Miguelito”, agregando que “necesitábamos hacer algo, sabiendo que cada quien con un granito de arena podíamos contribuir, comenzamos con una población de 20 jóvenes dándoles alimentación, películas y charlas, esa población se ha multiplicado hasta el día de hoy.”

En este sentido califican al centro de alcance Por Mi Barrio Santa Librada como producto de la oportunidad que les abrió ser parte del CMPV de San Miguelito.

“Hace un año”, comentó Melva, “estábamos en la calle, ahora tenemos un centro de alcance positivo, los jóvenes tienen dónde estar, ya no están en la calle, ellos vienen aquí y hacen uso de los recursos que aquí tenemos. Cada día atendemos 63 jóvenes en diferentes turnos, junto con mi compañera Jasmín Line, trabajamos de una forma voluntaria durante nueve años, no nos paga nadie, solo nuestro señor Jesucristo, que nos da fuerza y amor para seguir adelante.”

 

El Centro de Alcance Por Mi Barrio San Librada

El Subteniente Jorge Valdespino, relató que “una vez que estos jóvenes ingresan al Centro les damos orientación, les hablamos lo que es la prevención y de ellos no se dejen llevar por otros, que ellos tomen sus propias decisiones que no se dejen llevar por presión de grupos y que rechacen lo que no les conviene“, enfatizando que “yo creo en la prevención, es la herramienta más efectiva para erradicar la delincuencia.”

Melva Cedeño comentó que a los jóvenes para rehabilitarlos los atienden en varias fases, desde cuando llegan desorientados con todas las “mañas” de la calle, se verifica que clase de droga usan, los ponen a que aprendan una actividad laboral, se les atiende en su salud, llevándolos a una clínica donde los revisan los doctores hasta que se les consigue un trabajo por dos meses de prueba, luego por seis meses y al final quedan permanentes si han pasado todas las pruebas. “Ahora tenemos a 36 jóvenes que han cambiado totalmente y están trabajando”, finalizó diciendo la voluntaria del centro.

Es importante involucrar a los padres y a la comunidad, aseguró el Subteniente Valdespino, pero señala que si ellos no se involucran en la situación que estamos viviendo en San Miguelito, no vamos a lograr nada, así que es necesario que se involucren, que los padres de familia crean en este proceso, por eso los hacemos participar para que esto funcione.”

Jazmín Line, afirma que después de nueve años de estar trabajando con los jóvenes dice que “soy fiel creyente que la prevención es el punto importante para que los jóvenes no caigan en pandillas, ni delitos”, en el centro les hablamos de todo lo negativo que tiene meterse en estos grupos delictivos, los tatuajes, los “piercings”, después no podrán conseguir trabajo porque los van a estigmatizar, a las jovencitas se les enseña a que cuiden sus cuerpos que no se dejen tocar, se les ayuda a hacer sus tareas, informática y se les imparten clases de inglés.

Como ejemplo contó el Subteniente, que varios muchachos los llevaron a una empresa y afortunadamente les dieron el trabajo. Como a dos meses les llamaron para felicitarlos porque eran los mejores vendedores que han tenido en la empresa. Esto los motiva para seguir trabajando y para saber que sí se puede. “El joven puede cambiar si le damos una oportunidad”, aseguró el Subteniente Valdespino.

A continuación el Subteniente Valdespino explicó que “necesitamos ser autosostenibles involucrando también a la empresa privada. El señor Juan Carlos Tapia es comentarista, periodista y a su vez empresario que maneja la compañía que se dedica a la venta de suministros deportivos para el boxeo, PROTESA. Nos apoyó con donarnos las máquinas para el gimnasio del centro y con una refresquería. Por otro lado, a través del CMPV haremos la propuesta para que la Alcaldía nos apoye en darnos un espacio para hacer realidad el sueño de muchos jóvenes de montar un “carwash” acá en frente del local del Centro de Alcance Santa Librada.”

El Hermanamiento con el Condado de Pinellas ha sido un apoyo para reafirmar el trabajo en el Centro

Con relación al hermanamiento que tiene San Miguelito con el Condado de Pinellas, Florida, el Subteniente sostiene que “estuve en los seminarios que ellos dieron, conozco bien el trabajo que ellos hacen allá, casi es igual a lo que nosotros hacemos aquí, basados en la filosofía y práctica de policía comunitaria. Eso me motivó más a desarrollar este trabajo, me ayudó y reafirmó a lo que estamos haciendo aquí en el centro de alcance.”

Melva agrega que “los delegados de Pinellas visitaron nuestro centro de alcance y vieron que estamos desarrollando un buen trabajo, vieron que nosotros trabajamos aquí en el centro con los jóvenes, orientándolos en lo espiritual, les damos reforzamiento de matemáticas, español y los que han desertado de la escuela, buscamos a ayuda del MIDES para regresarlos a su centro escolar.

Para concluir, el Subteniente Valdespino dijo que en general “estamos avanzando para ser un centro de alcance autosostenible, damos las gracias al Comité Municipal de Prevención de la Violencia por habernos apoyado para ganar este proyecto, por hacernos participar en los seminarios impartidos por los delegados de Pinellas, gracias a la empresa privada, a la comunidad y a la policía nacional, a USAID que por medio de Alcance Positivo, Panamá, nos a financiado este espacio que es la esperanza de muchos jóvenes para salir adelante y salirse de las pandillas, las drogas y que no sigan desertando de los centros escolares, para que puedan culminar sus estudios y obtener un trabajo digno para él y sus familias.”